CELEBRANDO LA VIDA

CELEBRANDO LA VIDA
TONY CASTELLANOS CON EL COLECTIVO SENDERO DE LUZ

15.7.13

La Secretaría de Cultura se juega en tiempo extra su Ley de Cultura

María Luz Nóchez
elfaro.net / Publicado el 15 de julio de 2013

A finales de 2011, la Secretaría de Cultura de la Presidencia (Sec) y la Agencia Española Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) suscribieron un acuerdo que activó el financiamiento de parte del gobierno español para el proyecto de Ley Nacional de Cultura de El Salvador. El acuerdo daba 18 meses para la ejecución total, esos 18 meses se cumplieron el pasado 30 de abril. Sin embargo, el acuerdo otorga al beneficiario seis meses de gracia sin necesidad de una autorización. Estos seis meses vencen el próximo 31 de octubre. En los términos escritos en el acuerdo se explica que si no hay documento ni justificación que valide su ausencia, el gobierno deberá de reembolsar los 227 mil 500 dólares que le fueron otorgados. Ahora bien, el acuerdo también establece la posibilidad de solicitar una prórroga que correría después de los 6 meses de gracia, pero esta debe solicitarse oficialmente antes del vencimiento del período original de 18 meses.
En junio de este 2013, en una conferencia de prensa sobre otro tema, la secretaria de Cultura, Magdalena Granadino, respondió a una pregunta de El Faro sobre el estatus del proyecto de Ley, afirmando que el documento ya estaba en poder del departamento jurídico de Casa presidencial esperando que se le dé iniciativa de ley. Hasta la fecha, la presidencia no ha hecho este trámite ante la Asamblea Legislativa. El Faro intentó contactar al Secretario de Comunicaciones de la Presidencia, David Rivas, para confirmar las palabras de Granadino e indagar las razones por las que no ha habido aún iniciativa de ley, pero no se logró contactarlo ni en su oficina ni en su celular.
El proceso para el desarrollo de la Política Nacional de Cultural, que también auspicia este mismo convenio, dio muestras de vida durante las últimas semanas con la llegada al país del consultor cubano Lázaro Ródríguez Oliva, el mismo experto que desarrolló la Política Cultural de Integración Centroamericana (PCIC), encargada por el Sistema de Integración Centroamericana (Sica) y también financiada por el gobierno español. No se conocen aún los detalles de este proceso, ni la metodología, ni el calendario, tampoco si hay un compromiso firme de terminarlo dentro de las fechas del convenio, o, al menos, antes de que termine el gobierno de Mauricio Funes el 1 de junio de 2014.  
Para obtener información actualizada de la Sec sobre a los plazos del convenio, el viernes 12 de julio contactamos vía teléfono a Alejo Campos, director de relaciones internacionales y delegado de la institución para coordinar todo el proceso de la ley, quien declaró que en abril solicitaron la prórroga, tal como lo estipula la subvención, pero al preguntarle sobre el período solicitado, solo dijo que no lo recordaba con exactitud, pero que se pidió lo necesario para concluir los proyectos y que probablemente se extienda hasta 2014. Nos pidió que le enviáramos en un correo electrónico nuestra dudas y que nos respondería por ese canal. Así lo hicimos esa misma noche, y hasta el cierre de esta nota, no hemos obtenido respuesta a las siguientes preguntas formuladas:
1. Queremos que nos cuente cuándo y cuánto tiempo se solicitó al cooperante para concluir el proceso de elaboración tanto de la Ley como de la Política [de Cultura].

2. ¿Cuáles han sido las razones fundamentales por las que fue necesario solicitar la prórroga?

3. A esta Secretaría le restan 11 meses de gestión, ¿se comprometen a que para mayo 2014 ya será pública su propuesta de Ley y Política Nacional de Cultura? 

4. La gente del FMLN nos ha adelantado que hay probabilidades de que la próxima semana se inicie la discusión de la metodología de trabajo a seguir en la comisión. Si la ley de la Secultura llega cuando ya ha iniciado la aprobación artículo por artículo, su documento podría perder la oportunidad de nutrir el debate de puntos fundamentales. ¿Cómo incide esto en sus tiempos?

5. ¿Han sido invitados por los diputados para participar durante todo el proceso o solo como parte en las consultas?

La salida en falso y la ventaja del Frente
El calendario del convenio para dotar al país de una Ley y una Política de Cultura inició con bastante puntualidad, y se mantuvo así hasta agosto del año pasado cuando, luego de una gran campaña de expectación, la institución decidió desligarse del borrador propuesto por el consultor colombiano Gonzalo Castellanos, a quien se le pagaron 10 mil dólares. Ni Granadino ni Campos han concedido entrevistas a los medios para hablar sobre ese proceso y la desestimación del documento. La única explicación que la titular de la institución ha dado es que “lo que estaba él (Castellanos) exponiendo no estaba totalmente de acuerdo con la realidad del país”. 
Posterior a esa salida en falso, la institución pidió a los artistas que se organizaran por mesas para hacer llegar sus propuestas por medio de los directores nacionales. Curiosamente, aunque la Secretaría de Cultura nunca lo adoptó, una vez que el borrador apócrifo de Castellanos se filtró, se convirtió en el principal insumo de las mesas, incluso la misma funcionaria ha admitido que “Hay algunas (ideas que) sí eran viables, que sí están dentro”.
Hasta ahora, el único documento formal, público y con iniciativa de ley es el apadrinado por el FMLN, que el 19 de marzo fue presentado en la comisión de Cultura y Educación de la Asamblea Legislativa. Según la agenda de la comisión, para que iniciara el proceso de la Ley Nacional de Cultura los diputados debían superar los pendientes con la Ley del Instituto Salvadoreño de Bienestar Magisterial. Con las reformas aprobadas en la plenaria del jueves 11 de julio, el anteproyecto de ley tendría vía libre y, según estimaciones de Wilfredo Zepeda, subsecretario de cultura del FMLN, el próximo martes 16 de julio podría empezar a discutirse la metodología a seguir, lo cual incluiría invitar a expertos en legislación cultural al seno de la comisión y un ciclo de consultas descentralizadas a nivel nacional con los distintos gremios artísticos.
Una vez que se cierren las consultas, el proceso indica que los diputados deben de iniciar la lectura y aprobación artículo por artículo. Si durante ese período no entra a la Asamblea otro anteproyecto de ley, no habrá un documento para comparar o contrastar lo propuesto por el FMLN. Es decir que si, por ejemplo, el debate artículo por artículo iniciara en noviembre 2013 y la ley de Secultura ingresara en febrero de 2014, el segundo documento deberá acoplarse al avance del análisis y aprobación de la comisión, y solamente se tomarán en cuenta para aspectos aún no analizados y aprobados, perdiendo así la facultad de incidir en la discusión completa de la ley que les ha tomado, hasta la fecha, 17 meses elaborar y una inversión de varias decenas de miles de dólares.
Lo que queda claro es que el FMLN no está esperando a que la Sec haga su tarea para seguir con el proceso. No obstante, no hay que olvidar que se trata de un gobierno en el que tiene participación el FMLN. Para explicar la dualidad y aparente duplicación de esfuerzos, Lorena Peña, secretaria de Cultura de su partido, dijo a El Faro en noviembre que "en la Secretaría de Cultura no hay funcionarios del Frente dirigiendo, o sea, que no es que estemos haciendo dos procesos. Nosotros partimos de que el ejecutivo tiene un trabajo sobre un proyecto de Ley que a nosotros nos parece muy interesante, y el FMLN, desde su perspectiva, también está trabajando un proyecto de ley".

2 comentarios:

Steve Finnell dijo...

YOU ARE INVITED TO FOLLOW MY CHRISTIAN BLOG

Anónimo dijo...

ok, thanks, we will