CELEBRANDO LA VIDA

CELEBRANDO LA VIDA
TONY CASTELLANOS CON EL COLECTIVO SENDERO DE LUZ

20.5.11

El niño y la Oruga parte II

El niño y la oruga se hicieron muy amigos, muchas veces el niño invitaba a su amiga a quedarse en casa, cenaban juntos y se iban a dormir en el cuarto del niño, donde la oruga contaba muchas historias bonitas que el niño pedía una y otra vez. Eran amigos inseparables.

Un día el niño salió a su jardín por la tarde después de llegar de la escuela, estaba ansioso por jugar con su amiga, pero la oruga no llegaba, el tiempo pasaba y el niño estaba extrañado porque su amiga siempre estaba a tiempo para iniciar el juego; la buscó por todos lados, en las esquinas del jardín, en la mesa, en el cuarto dentro de la casa... "¡oruga, dónde estás!" decía el niño y no la encontraba. 

Cuando el niño había perdido las esperanzas de encontrar a su amiga, escuchó una voz que le llamaba desde un árbol: "¡hey... niño, ven aqui al árbol, tengo una noticia que darte!" le decía la voz, el niño se acercó al árbol de donde la voz provenía y entonces descubrió al señor grillo que estaba parado sobre una hoja; "perdón por no haberte avisado temprano, pero ayer estuve hablando con la oruga y me pidió que te dijera que no te preocupes, ella está bien, solo le dió mucho sueño y se puso a preparar su camita para dormir, aqui en este árbol". El niño se alegró de saber que la oruga estaba cerquita durmiendo y ansiosamente le dijo al señor grillo: "gracias señor grillo, ¿donde está la camita de mi amiga? por lo menos voy a cubrirle con una sábana de mi cama", entonces el grillo le contestó: "no será necesario amiguito, la oruga hizo su propia cama y no necesita sábana, porque su cama es de seda y está bien protegida, ¿ves ese capullo colgado en esa hoja? esa es la camita de tu amiga, y dormirá por muuucho tiempo"

Entonces el niño se sorprendió de lo blanco y bonito que se veía el capullo de su amiga, a partir de esa tarde, el niño llegaba al jardín, para ver a su amiguita que dormía en su blanco, cómodo y tibio capullito, esperando a que despertara para volver a jugar en el jardín, como siempre.

Continuará...

Por: Dodo.

1 comentario:

Iris dijo...

también estoy ansiosa por volver a saber de la oruga... qué sueño tan maravilloso nos contará...